martes, 5 de junio de 2012

4 de junio de 2012. Luces y sombras.


Ya estoy delante del cuadro.
¡Vaya tela! Qué feo es el chino CABEZÓN (ver post del 28 de mayo)... me recuerda al monigote que Mr. Bean pintó sobre el cuadro "La madre de Whistler" en aquella película. 
Secuencia de la película: "Mr. Bean"
Tengo que borrarlo antes de que las demás lleguen. Lo pintaré de nuevo. Esta vez me he preparado. ¡Vaya si me ha preparado! Aplico el gesso y le doy caña con un secador. 


Llevo toda la semana dándole vueltas a cómo deshago este entuerto. "Es una cuestión de luces y sombras", me dice E., ¡pero lo difícil es colocarlas!.
Tres pinceladas bien dadas.
Me tiene que salir.  No importa que no se parezca al chino de la foto. Al fin y al cabo, a quien le importa ese chino. Me conformo con que se vea que es chino.
Lo he ensayado mil veces, a lápiz y con pastel, y tengo claro dónde va cada luz y cada sombra. Ya está seco el gesso. ¡A por ellos, oeeeeee! 
Pinto la cuadrícula y dibujo a lápiz. Tiene buena pinta de momento.
Mezclo los colores para hacer 3 tonos. Con eso debe haber suficiente.
Mientras las chicas charlan, yo a lo mío. No sé de qué hablan pero apostaría a que están poniendo verdes a los hombres. Es terapeútico. 
¡Ya está la cara! Me faltan los ojos... ¡joder, si casi no tiene ojos!
Pienso otra vez en A. López (sí, como siempre) ¿Cómo es capaz de tanto detalle con un pincel? Yo no soy capaz de hacerlo...
¡Ah, claro!, es que no es un ojo lo que hay que pintar, son 2 manchitas pequeñas bien puestas: La luz y la sombra.
¡Ya está!
Me levanto, cojo una galleta de chocolate y me alejo. 
¡Ahora sí, j...! 
¡Lo tengo!, ¡Por fin! 
Pero... ¿qué pasa ahora? Me ha quedado pálido y ahora los brazos son muy gordos...
- "... ummm, bueno, eso es fácil de solucionar" - me dice mi profe. 
- "Borra un poco de brazo y acláralo. Al fin y al cabo, los chinos son algo palidos, ¿no?"

Al principio pienso que eso es trampa, pero en seguida ese pensamiento se va (menos mal) y tiro para adelante. 
Estado del cuadro a 4 de junio de 2012
¡Qué narices, es verdad que los chinos son pálidos! (y mejor no tocarlo más)




El aprendiz.

NOTA: Ya sabéis lo que significa "j...", pero no lo pongo porque si lo leen mis hijas, me regañarán) 






3 comentarios:

  1. De acuerdo. No0 pongas J. Con todas las letras pero "narices".........es demasiado cursi. ¿No te parece?. Los chinos pertenecen a la raza "amarilla" ¿Porqué parencen pálidos? Yo creo que es por su manía de copiar todo de los occidentales......hasta el color de su raza. Por lo demás el chino, (el menos el tuyo) es un chino de verdad, de los que se sientan de cualquier manera. FELICIDADES.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuánto trabajo te llevó la carita del chino! Me imagino que hay que tener mucha precisión para dar esas pinceladas que logren la conjugación de luces y sombras adecuadas...

    ResponderEliminar